Apuestan por el amor eterno

Regresar
Noviembre, 02 del 2018

 

Octubre es su mes favorito. Es el mes en el que empezó su relación hace 6 años, nació su hijo Vicente que hoy tiene dos años y ahora se sumó la celebración de su matrimonio civil.


Entrevista: Vanessa Rodríguez

Fotos: Carlos Salazar 


Contrariamente a lo que hoy se asegura de que los matrimonios ya no duran como antes, esta parejita está convencida que con ellos las cosas serán diferentes. Jesús Alzamora se hizo conocido por sus actos de magia y María Paz Gonzáles Vigil comenzó destacando como modelo. Hoy ambos son conductores de televisión y se mueven en redes sociales como peces en el agua.  Nos concedieron esta entrevista envuelta en la magia de su amor, poco después de oficializar su relación con un matrimonio civil realizado en el hotel ‘Belmont’ el 13 de octubre.


– ¿Cómo decidieron embarcarse en un futuro juntos?

–J: Yo nunca pensé en casarme, pero con el tiempo me fui dando cuenta de que  la posibilidad era mayor. Creo que con la llegada de Vicente esa posibilidad se confirmó.


–¿Cómo definen su relación?

–J: Súper divertida, comelona, comemos mucho.

–P: Respetamos mucho el espacio del otro. Hay muchas que me dicen: cómo vas a dejar que tu marido se vaya solo de viaje. Yo creo que no tengo que darle permiso. Él es una persona independiente al igual que yo. Cada quien sale con sus amigos o pasa tiempo con su familia. No tengo que estar pegada a él 24/7. Creo que esos respiros hacen que nuestra relación sea buena.


–¿Cuál ha sido el momento más difícil de su relación?

–P: El embarazo en el sentido de que tenía las hormonas a flor de piel. Estaba muy sensible.

–J: Para mí no fue ese, sino cuando tuve un pólipo vocal y me tuvieron que operar. No podía hablar y como yo trabajo con mi voz me deprimí. Fue una cadena que hizo que la gente que estaba alrededor mío se sienta triste.

–P: Fue un mes fuerte. Operaron a Jesús y a la vez a mi mano derecha que es Martita. Tenía que estar cien por ciento con Vicente y ayudar a Jesús. Debía dividirme entre los dos hombres de mi vida. (Risas)


Viven juntos hace dos años y medio desde que María Paz salió embarazada. Aseguran que su secreto para el matrimonio feliz es su mano derecha Martita quien los ayuda en todos los quehaceres de la casa. Ninguno de los dos cocina por eso sus fines de semana son de delivery. Disfrutan saliendo a comer juntos, viendo Netflix pero sobre todo viajando.



–¿Qué fue lo más difícil de la convivencia?

–P: Uyy… es que me mudé embarazada. En verdad amor, ¡qué linda paciencia!

–J: No sé si tanto eso, o el que ella se mudara a mi departamento. De pronto hubo que cambiar el chip. Ya no solo era mi espacio, sino también el de ella. Pero fue poco el tiempo que vivimos allí. Acá en la casa nueva no hubo problemas.


–¿Y cómo les va con el orden?

–J: Yo soy muy ordenado y ella es muy desordenada.

–P: Desde que se mudó sólo es muy TOC TOC. Todo tiene que estar súper ordenado.

–J: Yo creo mucho que el espacio al que tú entras te transmite cierta energía y a mí me molesta cuando deja su casaca en el comedor o las medias en la sala (Risas).

–P: Tampoco medias, no te pases.

–J: No lo hago porque sea maniático.

–P: Un poquitoooo.

–J: La verdad es que sí lo soy, pero también por consideración con el otro.

–P: Pero puede tener la cama sin tender 3 días. Yo no.

–J: Y es ahí donde salen las manías de cada uno.


–¿Les dijeron alguna vez que quienes conviven ya no se casan nunca?

–P: Yo creo que sí o sí las parejas deberían convivir un par de meses para que realmente conozcan a la persona con la que se están casando. Tú puedes tener 10 años con una persona pero cuando te mudas con ella es distinto.



–Y cuando saliste embarazada, ¿tu familia te dijo que tenías que casarte?

–P: Mi papá, obvio. Mi papá es old school. Me decía: “Yo no puedo tener una hija que no esté casada y esté embarazada”. Le dije: ‘Papá por favor, estamos en el 2016, supéralo’. Al principio me hice la cool , que no me incomodaba pero luego lloraba por mi papá. Jesús habló con él y lo calmó.

–J: Yo creo que más que querer matrimonio quería que la persona que esté al lado de su hija se comprometa y quiera formar una familia.  Al final, el contrato de matrimonio también se puede romper.


Cuando nació Vicente, ¿te levantabas por las noches a ayudar a Paz?

–J: En el 2016 cuando recién nació fue complicado. Era una etapa en la que trabajaba de lunes a domingo. Entonces en esa época solo llegaba a dormir y Paz se tomó un año sabático. Tuvo la buena onda de tener otra habitación donde estaba con Vicente para que no me despierte porque si no, no daba.


–¿Qué cambio hubo en sus vidas con la llegada de Vicente?

–J: La mía al 100% en cuanto a que me siento automáticamente responsable, desde que me levanto hasta que me acuesto, por lo que le pase a mi hijo. Eso te genera cosas positivas, preocupaciones, miedo a la muerte. Bueno… y duermo mucho menos.



–¿Cómo quieren educar a Vicente?

–P: Tratamos de que no agarre mucho el celular pero es inevitable. Le hablo mucho de cómo son las cosas y entiende. No queremos ser los papás drásticos. Desde chiquito le leo cuentos y ya le gusta la lectura.

–J: Y en cuanto a la formación, nos gustaría que esté en un colegio mixto y que le inculquen valores, un claro concepto de la vida en sociedad y que no crezca de espaldas a la realidad peruana.


Los preparativos para ambas bodas han sido de locos pero con la ayuda de Carlos Andrés Luna y Melanie Ramsey sus wending planers las cosas se les han hecho más ligeras. Aunque en esta ocasión ha sido el novio el que se ha metido de cabeza en la organización. Para ambos el matrimonio es celebrar su amor con la gente que quieren. Decidieron que la boda civil vaya más allá y el hermano de María Paz realizó una ceremonia espiritual con mantras. El 22 de diciembre se casan por religioso.


– ¿Cómo fue la pedida de mano?

–P: Fue en casa un día antes de mi santo. Estaba más atento de lo normal. Él no es muy creativo para los regalos y me preguntó que quería de regalo de cumpleaños, justo había visto un anillo que me había gustado y fuimos a verlo. Y un día antes de mi cumpleaños después de hacer dormir a Vicente, me dijo: “Como ya sabes que te voy a regalar por tu cumpleaños, vamos a jugar a la búsqueda del tesoro” y me dio varias notitas. Me puse sentimental pero ni me lo esperaba. En la última nota decía: “Ahora voltéate y respóndele al chico que está arrodillado”. Ahí empecé a llorar y antes de que me ponga el anillo yo le decía sí oh sí.

–J: Yo no soy muy cursi, le corro a eso porque quiero que todo sea muy real. Y como me dijo que quería un anillo, me pareció la oportunidad perfecta para hacerle una sorpresa.



–¿Creen en el vivieron felices por siempre?

-PyJ: Sí, de eso se trata. Te contestaremos esa pregunta en 40 años.



¿Qué es lo que más te gusta de María Paz?: Es demasiado bonita, divertida, relajada, natural, gestiona muy bien nuestra familia y sobre todo me aguanta. ¿Y lo que menos te gusta?: Que no le atrae mucho el fútbol y que es desordenada. No me puedo quejar de ninguna otra cosa.

¿Qué es lo que más te gusta de Jesús?: Un montón de cosas. Sabe escuchar, es súper divertido, tenemos un código de humor genial. Además es mi cable a tierra y me conoce muy bien. ¿Y lo que menos te gusta?: Quees un poco renegón y un poco egoísta con su tiempo, pero lo ha ido modificando.

Comentarios